8 mar. 2012

EL MORYA - DENTRO DE LA LUNA


Yo Soy El Morya, hoy aquí para llevaros a través del portal de la Luna. La Luna fue una vez una nave espacial, pero está ahora habitada por los protectores de las partes elevadas de la cuarta dimensión que desean proteger la Tierra.

Para comenzar este viaje, encuentren la Luna dentro de ustedes, porque esta es la Verdadera Realidad. Pueden verla? Cada uno de ustedes puede cargar la Luna en distintas áreas de su cuerpo. De hecho su Luna interior, que es el Portal a la Luna de Gaia, puede cambiar de lugar según sus emociones.

Les pido que cierren sus ojos por un momento y sientan el poder de su Luna interior. Sienten cómo el poder de su Luna interior es diferente del poder de su Sol interior? Es más calmo y sutil. No es fijo como su Sol Interno, sino que se mueve con su estado de conciencia.  

De hecho, su Luna Interna ES su estado de conciencia.
Cuando su conciencia está expandida, su Luna Interna es enorme y llena su cuerpo entero de paz y verdad.

Y cuando su conciencia está atrapada en la vida física, su Luna Interna puede sentirse densa y lejana.

Por lo tanto, tomen un momento para respirar lentamente y conectase con su Luna Interna…

Una vez que se han conectado permitan que su mano derecha lentamente alcance y toque el lugar de su cuerpo donde está ella AHORA…

Al conectarse con su Luna Interna, permitan que esa luz proyecte su camino en la Luna de Gaia…

Lentamente, flotan sobre el camino a medida que permiten que ella los atraiga hacia sus brazos. A medida que ella se acerca,  ustedes saben que se moverán fácilmente a través del Portal de su Luna Interna. En un flash , están dentro de la Luna.

La belleza dentro de la Luna es indescriptible, y es como una combinación de Lemuria y la Tierra de las hadas en su más alta expresión. Flotando sobre lo que parece ser la zona de aterrizaje ( como la zona dentro de un orbe), hay muchos seres magníficos de la cuarta dimensión. En el centro de estar realidad está el Templo Violeta de la Transmutación.

Yo, El Morya, debo decirles que ahora están conmigo, porque solo aquellos que pueden resonar con la quinta dimensión y más allá pueden encontrar el camino a este Templo. Por lo tanto, relájense en el amor incondicional que han sentido por ustedes mismos y por otros. Es a través de la energía del amor incondicional que encontrarán su camino.

A medida que se relajan en el flujo del Amor Incondicional, fácilmente flotan hasta los tres escalones que hay en la entrada del Templo. Sienten la inocencia de la pureza de su Niño Divino y sepan que este estado de conciencia les dará la habilidad de subir estos tres escalones. Pueden ver que este Templo está hecho de pura luz violeta, y que su forma cambia según sus expectativas. Es su estado de inocencia y pureza que les permite escuchar la manera en la cual pueden subir estos escalones.

Su conciencia es libre de miedo, sino no podrían aproximarse a este escalón. Sin embargo, para subirlo, deben liberar TODO el miedo de cada célula y átomo de su forma física.

Dentro, oyen el mantra:

“ AHORA libero TODO el miedo de cada célula y átomo de mi forma física…

Y lo reemplazo con Amor Incondicional… “

Digan este mantra tres veces, o tantas veces como lo necesiten hasta que crean que es verdad. No es una sensación gloriosa experimentar su cuerpo completamente libre de miedo???

Para subir el segundo escalón, sepan y crean completamente que SON los creadores de su realidad. Sabiendo que todo lo que necesitan es “suficiente” los libera de las fatigas de la tercera dimensión. En la quinta dimensión, ustedes crean solo lo que necesitan para el AHORA y permiten que retorne al UNO para redistribución una vez que alejan su atención de ello. A medida que usan su pensamiento pentadimensional en su vida diaria, eso les garantiza su completa independencia de las preocupaciones de la tercera dimensión. Esta independencia viene de la total creencia en el siguiente mantra:

“SIEMPRE tengo suficiente”.

A medida que se mueven hacia el tercer escalón, escuchan “ Qué será lo que olvidarán?”. Para su sorpresa su respuesta es “ No olvidaré nada. Llevo conmigo la memoria de cada vida, cada experiencia, cada tristeza, alegría, miedo, ira, amor y amor perdido que he experimentado en cada una de mis encarnaciones tridimensionales. Yo, una partícula del UNO, entré en la individualidad de la tercera dimensión para ganar experiencias, que prometí compartir con el UNO. Por lo tanto, coloco ahora cada experiencia terrestre que he tenido en el Umbral de este Templo, de manera de poder compartir todo lo que he aprendido”.

A medida que colocan sus experiencias terrestres en el Umbral, escuchan el tercer mantra:

“Coloco ahora cada experiencia terrestre que he tenido en el Umbral de la Ascensión, de manera de compartirlas con el UNO”.

Con este último mantra, flotan en el Templo y son instantáneamente rodeados por cada Ser de las dimensiones elevadas que han conocido durante sus muchos viajes en la tercera dimensión de la Tierra. Escuchan calmadamente que ellos les dicen que ahora, y siempre , son Maestros Ascendidos.

..............

Al retornar a su vida muñida, mantienen la memoria de ser rodeados por sus muchos Guías y altas expresiones de sus SERES que los bañan con su Amor Incondicional. Dan su voto a Gaia, de que mantendrán su envase terrestre tanto como sea necesario, de manera de contribuir con su Luz a Su Ascensión Planetaria. Ustedes saben que algo importante está sucediendo, y mantendrán su presencia en el cuerpo de Gaia por tanto como ella los necesite!

No están completamente conscientes de cómo este proceso influenciará sus vidas, pero sostienen el voto de recordar los tres escalones:

Libero AHORA TODO el miedo de mi envase terrestre.

SÉ que YO ESTOY creando “suficiente”.

Comparto mis experiencias físicas con el UNO.




SI COPIA ESTE MENSAJE POR FAVOR ADJUNTE AL PIE DEL MISMO LO SIGUIENTE:

Por Suzanne Lie, PhD


Traducción para Memorias de Arcturus y Andrómeda – Shanti

RESPETE LOS CRÉDITOS!

MUCHAS GRACIAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.